Los candiles de Albarracín. Por Edith Scott Saavedra.